miércoles, 20 de junio de 2018

Los alumnos recomiendan

 Firdaus Mohamed, 1º ESO D
 

Los alumnos recomiendan

Fatima Sohora Mohamed, 1º ESO D




Los alumnos recomiendan

Arkia Oulad, 1º ESO D



Los alumnos recomiendan

Abubaker Hajjaj, 1º ESO D
 
 

Los alumnos recomiendan

Lotfi Mustafa, 1º ESO D



En nuestra biblioteca

    
         En cierta ocasión, hace ya mucho tiempo, vi un fantasma. Sí, un espectro, una aparición, un espíritu; lo puedes llamar como quieras, el caso es que lo vi. Ocurrió el mismo año en que el hombre llegó a la Luna y, aunque hubo momentos en los que pasé mucho miedo, esta historia no es lo que suele llamarse una novela de terror.
todo comenzó con un enigma: el misterio de un objeto muy valioso que estuvo perdido durante siete décadas. Las Lágrimas de Shiva, así se llamaba ese objeto extraviado. A su alrededor tuvieron lugar venganzas cruzadas, y amores prohibidos, y extrañas desapariciones. Hubo un fantasma, sí, y un viejo secreto oculto en las sombras, pero también hubo mucho más.
        
        Así comienza esta novela con misterio y aventuras. 
        
      En el verano de 1969, el mismo año de la llegada del hombre a la Luna, Javier tiene que pasar un par de meses en Santander con sus tíos y sus primas porque su padre contrae una enfermedad contagiosa. Al joven no le apetece nada pasar el verano allí, ya que no recuerda a sus tíos y la perspectiva de estar varias semanas en una casa con cuatro primas adolescentes no le atrae en absoluto. Sin embargo, poco a poco irá acostumbrándose al ritmo propio de Villa Candelaria, a su extraño tío inventor que pasa más tiempo en su taller del sótano que en el salón, a su tía que pone música clásica y borda tranquila, y a las diferentes personalidades de las cuatro jóvenes, a las que llaman las cuatro flores: Rosa, Margarita, Violeta y Azucena.
       
    Además de ir a la playa, de visitar Santander y de intentar llevarse bien con sus primas, sobre todo con Violeta, que parece que le ha declarado la guerra por los gustos literarios del joven por la ciencia ficción, Javier irá descubriendo algún misterio propio de la casa: un olor a nardos que solo percibe él, el vuelo de una falda antigua al doblar un pasillo y un misterio que pide a gritos ser resuelto: ¿quién fue Beatriz Obregón y qué son las Lágrimas de Shiva?