martes, 29 de mayo de 2018

Jueves 31. Leyendas anglosajonas: Los cuervos y La Torre de Londres

                                                     Los Cuervos y La Torre de Londres 

"If the ravens leave the tower, the kingdom will fall....."  


















Hay quien dice, que los cuervos llevan siglos habitando libremente la Torre de Londres. Se cree que posiblemente se habían sentido atraídos por el olor que desprendían los cuerpos de las personas que fueron ejecutadas. 

Supuestamente los testigos de la ejecución de Ana Bolena relataban: 

"Hasta los cuervos envarados, observaban silenciosamente aquella escena aterradora. Una reina a punto de morir" 

Pero la leyenda nació con el rey Carlos II (1630-1685), que primeramente insistió en la protección de los cuervos de la Torre de Londres. Su astrónomo personal, John Flamsteed, estaba totalmente en desacuerdo con su rey e incluso le llegó a decir, que habría que alejar o eliminar a todos los cuervos, ya que se pasaban todo el día volando ante su telescopio y así le dificultaba enormemente la vista desde su observatorio en la Torre Blanca, hacia el cielo. Pero Carlos lo impidió, diciéndole que traería muy mala suerte matar o alejar a cuervos, y que si eso pasara, la Torre de Londres se hundiría como también su reino. 

Donde en otras partes del mundo la aparición de un cuervo significaba un mal presagio, en La Torre de Londres era y es su desaparición la que lo significaría. De ese modo, Carlos II dictó que siempre tenía que haber al menos 6 cuervos en la Torre de Londres, de lo contrario, el Reino Unido se desmoronaría. 

Hoy en día los cuervos siguen teniendo un importante significado para toda Gran Bretaña. En cuanto algún cuervo fallece, incorporan a otro en su lugar. Los cuervos en la Torre de Londres disfrutan de una vida larga y sana, excepcionalmente fuera de lo común comparándolo con los cuervos salvajes. La alimentación de ellos es escogida cuidadosamente. Ésta implica frutas, carne fresca, queso, como también vitaminas y otros suplementos. 

"El Maestro de los Cuervos" (The Raven Master) de la Torre de Londres, quién los cuida y alimenta cada día, alegó en 2007: 

"Compro carne fresca en Smithfield - hígado, cordero, carne de vacuno y pollo. También a veces cuando estoy en Suffolk, algún que otro granjero suele regalarme una liebre que cazaron, para que los cuervos se alimenten de su carne. También a veces les suelo dar galletas mojadas en sangre de la carne que compro. Y en invierno los alimento con aceite de hígado de bacalao. Por todo ello, se les ve y están tan sanos. También a veces les doy un huevo cocido, manzanas y uvas -y les encanta el queso, por cierto.

" No existe persona que pueda negar o dudar de la inteligencia de esas maravillosas aves, incluso son capaces de imitar los sonidos de su medio ambiente, incluyendo la voz humana. También los cuervos de la Torre tienen ese don tan especial, que impactó por completo al presidente de Rusia, Vladimir Putin cuando visitó por vez primera la Torre de Londres, y vio cómo un cuervo saludaba a cada uno de sus acompañantes con un "Good Morning". Para evitar que los cuervos abandonen la Torre, cortan sus alas periódicamente. Ese proceso no es doloroso en absoluto, tan sólo les impide los vuelos largos y altos. Cada uno de los cuervos tiene su propio nombre y una pequeña anilla alrededor de su pata, cada una de un color distinto para poder distinguirlos con facilidad. 

Finalmente hay que mencionar también, que los cuervos de la Torre de Londres están inscritos como "Soldados" del Reino Unido. Al igual que los soldados pueden ser despedidos por una mala conducta, los cuervos de la Torre también pueden ser expulsados. Eso le ocurrió realmente al cuervo George, que recibió su "despido" en 1986, por haber descubierto el irresistible sabor del sistema de las antenas.... Fue llevado al Parque Zoológico de Gales. 

También tuvo lugar una fuga intrépida del cuervo Grog en 1981. Grog decidió después de 21 años de fiel servicio a la corona, fugarse de la Torre de Londres e instalarse en el tejado de un Pub londinense, llamado Rose and Punchbowl. Y no hace mucho Munin, deseando un cambio de aire, decidió irse de vacaciones. Escapó de la Torre de Londres a pesar de sus alas cortadas, y voló hasta Greenwich Park. Cinco días después volvió a la Torre de Londres.