domingo, 6 de mayo de 2018

Viernes 11 "Deportes y actividad física" Vs "consumo de alcohol": ¿es el 'botellón' la única opción?.


"Deportes y actividad física" Vs "consumo de alcohol": ¿es el 'botellón' la única opción?.

El alcohol se podría decir que es la droga más antigua y usada en el mundo. Su origen es árabe ya que la palabra original es "al Kuhul". Tiene propiedades desinfectantes, se utiliza en distintos ámbitos como en cosmética, en fabricación de pinturas, en la elaboración de medicamentos, bebidas, perfumes, etc. Se usa también para consumo humano y para la industria. Hay 16 tipos de alcoholes, pero los más conocidos y habituales son: el alcohol metílico, (alcohol de quemar) que se usa con fines industriales, es incoloro, inflamable, tóxico, y de olor fuerte. El alcohol etílico es obtenido por síntesis del etileno o por fermentación de los azúcares y estos se obtienen de frutas y hortalizas. Este último es usado en la medicina y en la elaboración de productos para el consumo humano.

























El alcoholismo es una adicción altamente destructiva, tanto para la mente, como para todo el organismo en general, ya que atraviesa la membrana celular y por lo tanto afecta distintos órganos. El alcohol es el principal depresor del sistema nervioso central.
Se realizaron distintos estudios en relación con los efectos del alcohol y el rendimiento físico en humanos. Por lo expuesto, se concluye lo siguiente:
_El consumo agudo de alcohol ejerce un efecto negativo sobre la psicomotricidad, como tiempo de reacción, coordinación de ojos y manos, la precision, el balance y la coordinación.
_Puede alterar la regulación de la temperatura del cuerpo durante el ejercicio prolongado en ambiente frío.
_El alcohol puede disminuir la fuerza, la potencia, la tolerancia muscular local, la velocidad y la tolerancia cardiovascular.
_El consumo prolongado y excesivo produce cambios patológicos en hígado, cerebro, músculo, corazón y puede llevar a la incapacidad y la muerte.
_Educar a deportistas, dirigentes, educadores, médicos, entrenadores, prensa, etc. para que sepan los efectos del consumo del alcohol sobre el rendimiento físico y a las alteraciones agudas y crónicas que se pueden producir.

Está demostrado que el etanol afecta el sistema nervioso central, provocando euforia, desinhibición, mareos, disminuyendo la respuesta a los reflejos, somnolencia, alucinaciones, confusión etc. Cuando la dosis de alcohol es más alta, aparece enlentecimiento de los movimientos, impide la coordinación de las extremidades, y la pérdida temporal de la visión, etc. Está presente la agresividad, descontrol de impulsos y puede llegar al coma y muerte. El alcohol afecta al complejo mundo del sistema nervioso, en un primer nivel de afectación provoca euforia y pérdida del miedo, único efecto que se podría considerarse positivo para el deporte.

El consumo de alcohol con los años, produce un daño neurológico irreversible pudiendo llevar a la demencia alcohólica. Hay dos inconvenientes muy importantes, uno es que aumentan de peso por la cantidad de calorías que tiene cada gramo de alcohol (1 gr. 7 calorías) y el otro inconveniente es la acción sobre los “receptores gamma” de nuestro cerebro, produciendo una ralentización de las neuronas. Por lo expuesto, la función psicomotora es la mas afectada (tiempo de reacción, coordinación mano-ojos, etc.) y por arrastre, el rendimiento deportivo. Un efecto a tener en cuenta es la hipoglucemia (azúcar baja en sangre) por disminución de la gluconeogénesis hepática (producción de azúcar por el hígado).

Como puede apreciarse, la gravedad va en orden creciente, lo cual muestra la importancia de la detección precoz ante el consumo de una droga tolerada e incentivada por muchos medios sociales de difusión masiva. Sólo el tabaco y los medicamentos de consumo libre compiten con el alcohol en su prevalencia en las encuestas. El abordaje de los trastornos por consumo de alcohol requiere la participación de una amplia gama de personas e instituciones tanto para el tratamiento como para la prevención. El alcoholismo atraviesa todas las edades y condiciones sociales, sin restricciones y se puede dar en personas con o sin otro trastorno previo, a la vez, o posterior al consumo.

Un paso más importante aún, es no solo considerar que se aprende a tener conductas de consumo de alcohol, sino también que se puede aprender socialmente a dejar de consumir excesivamente o que también se puede aprender a no consumir excesivamente alcohol. Piensa en la infinita gama de aspectos que influyen en el consumo de una bebida alcohólica: un éxito deportivo, un cumpleaños, una celebración familiar, la nochevieja, una fiesta de verano, un encuentro con amigos, una situación de tristeza, una situación de alegría, y no hace falta abundar más, lo vemos sábado tras sábado con el famoso “
botellón”.

ACTIVIDADES DE ESCRITURA E INVESTIGACIÓN:

1
.VALORA PERSONALMENTE EL PERJUICIO QUE PUEDE PROVOCAR EL CONSUMO HABITUAL DE ALCOHOL SOBRE EL ESTADO ANÍMICO Y SOBRE EL ESTADO FÍSICO.